3 nov. 2009

Las voces de la naturaleza

II

EL NOMBRE DE TABASCO.


En el capítulo XI de la Historia verdadera de la conquista de la Nueva España, Bernal Díaz del Castillo -quien participó en la conquista de los pueblos prehispánicos- refiere a la llegada a un río "que se llama Tabasco porque el cacique de aquel pueblo se decía Tabasco...". El río se llamará en lo sucesivo Grijalva -advierte- en honor de su descubridor español. El cacique, llamado Taabs Coob, era hermano de Moch COob, señor de Champotón.

El ingeniero y naturalista tabasqueño, José Narciso Rovirosa, considera que tales versiones son inexactas. Prefiere la de Alberto Correa: Tabasco vendría de la palabla Tlapalco que significa en lengua náhuatl: lugar donde la tierra está húmeda. Señala Rovirosa la posible etimología: tlalli, tierra; paltic, cosa mojada o húmeda; co, en. "En la tierra húmeda": Tabasco, que en el nombre llevaría (de ser correcta esta versión) la más perfecta descripción de su naturaleza.

Posiblemente, el nombre de Tabasco no fue elegido por los españoles, porque se supone que los indígenas llamaban así a este territorio y la palabra es de origen náhuatl. Así lo advierte Francisco J. Santamaría, quien opta por otro origen etimológico: Tabasco vendría de tlapachtli; tlalli: tierra y pachtli: malhojo, hierba que cuelga, como el heno de los árboles. A ese pastle que cuelga de los árboles en las riberas de nuestros ríos, los tabasqueños suelen llamarlo barba de viejo: "estrías, con apariencia de musgo, de un verde botella acuoso, que bajan hasta mojar sus delicadas puntas en las aguas...". Según esta etimología, la más reciente, Tabasco sería "tierra del pastle".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesan Tus comentarios y son importantes para mejorar este sitio web

Mas Articulos