20 nov. 2009

La tierra pródiga(las regiones)

II
LA REGIÓN DE LA SIERRA


Teapa.


El municipio de Teapa – palabra de origen náhuatl que significa “río de piedras” – es, por su relativa altura, el más fresco de Tabasco. Aquí empiezan las primeras estribaciones de la sierra; de esa sierra que al adentrarse en territorio chiapaneco alcanza grandes alturas y que en territorio tabasqueño no pasa de elevaciones muy moderadas. Entre los cerros importantes del municipio se encuentran: Cerro Gordo, Azufre y Coconá, que se distingue por sus grutas de extraordinaria belleza. Un espectáculo de luz y sonido las convierte en uno de los principales atractivos turísticos de la zona. Adentro veremos cómo descienden las aguas del arroyo Hondo a través de un sinnúmero de pequeñísimas cascadas.


El municipio, que abarca una extensión de 679.78 kilómetros cuadrados, se encuentra bañado por las aguas de tres ríos: el río Teapa, que tiene su origen en Chiapas, donde nace con ímpetu furioso, para irse amansando luego poco a poco; el Puyacatengo, que confluye con el anterior un poco antes de desembocar en el Tacotalpa; y el río Pichucalco. El Puyacatengo ofrece un hermoso balneario natural, frecuentado por las familias en los “pasadías” o días de campo. Todos son de agua cristalina y lecho pedregoso. Así dialogaba con el Teapa, a fines del siglo XIX, Joaquín Pedrero Córdoba:


“¡Oh transparente y bullicioso río!

¡Cuántos recuerdos a mi mente traes!

¡Cómo pudiera contemplar tus ondas!

¡Cómo escuchar tu cántico salvaje!


Abundan los manantiales de aguas cálidas y sulfurosas. El azufre es un balneario natural provisto de todos los servicios.


Esta zona fue dada en encomienda a Bernal Díaz del Castillo; en ese entonces contaba con más de mil casas. En 1990 el municipio reunía a 35,519 habitantes, de los cuales el 55% radicaba en la cabecera municipal y el resto se encontraba disperso en 46 localidades.


En el centro de la ciudad de Teapa, se localiza un jardín y frente a él queda la fachada de una vieja iglesia dinamitada por los años treinta.


En Teapa se cultiva cacao desde la época prehispánica, pero fue en la Colonia cuando cobró enorme importancia dicho cultivo en esta zona. Las incursiones piratas a La Chontalpa provocaron que muchos españoles o indígenas se trasladaran hacia la región de la Sierra, donde se establecieron en el siglo XVII numerosos huertos de cacao. A mediados del XIX la producción de Teapa era mayor que la de La Chontalpa, y aunque a fines del siglo esa proporción ya había vuelto a modificarse, el cultivo de cacao no ha dejado de florecer a lo largo del siglo XIX.


La ganadería es una importante actividad económica en Teapa. Este municipio tiene un promedio anual de lluvia que rebasa los 3900 milímetros, siendo uno de los promedios más altos del mundo.


Seguir Leyendo...



( Aquí escribimos la parte de entrada que veremos extendida )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nos interesan Tus comentarios y son importantes para mejorar este sitio web

Mas Articulos